martes, 16 de noviembre de 2010

Moitié-Moitié Soufflé

 

Moitié-Moitié “Swiss Fondue” Soufflé

in DARING KITCHEN,DIABETIC FRIENDLY,GLUTEN FREE,VEGETARIAN

 

Moitié-Moitié "Swiss Fondue" Soufflé

Dave and Linda from Monkeyshines in the Kitchen chose Soufflés as our November 2010 Daring Cooks’ Challenge! Dave and Linda provided two of their own delicious recipes plus a sinfully decadent chocolate soufflé recipe adapted from Gordon Ramsay’s recipe found at the BBC Good Food website.

Many people think the process of making soufflés is all about the stress and timing of getting them to come out at that perfect moment.  You work out a plan, get your ingredients together, prep your ramekins, fill them up and into the oven they go.  Then you watch this glorious symphony happen as they bake.  Everything the soufflé was ever meant to be starts with a small puff, growing larger and larger reaching for higher and higher heights until it transforms itself into a vertiable masterpiece of art right before your very eyes.

This is the moment that everyone wants to preserve when they serve them – it’s why after this moment everything is an insane rush to get them out on the table.  If you want to get a picture of your perfect soufflé, there’s even more adrenaline flowing throughout the room.  I, the photographer, start running all over the place like a lost chicken every time I have to tweak something, unable to turn back the clock as I slowly watch the soufflé tragically fall.  Its life work now completed entire minutes ago, the comparatively cool air of the room rushes over the dish as it lets out a long and weary sigh, until it has at last crumpled to a mere shell of its former self.

 

 

Moitié-Moitié "Swiss Fondue" Soufflé

And that is when the soufflé taught me a lesson.

You see, I thought the point of making the soufflé was to show off its height as it towered above the ramekin doing its best NYC sky scraper impression.  I so desperately wanted to caputure that precise moment that I made not one, but three soufflés to get that first picture above, and even then the center had already fallen in considerably.  Like any good thing that obeys the 2nd law of thermodynamics, the soufflé is happiest when it gets to relax and take a deep breath, forgetting about all the expectations and structure that were forced upon it only moments before.

 

And you know what? It’s still beautiful. And it’s still tasty.

 

 

Moitié-Moitié "Swiss Fondue" Soufflé

Sometimes, we just need a break.  I need a break.  I forget to take that time for myself during the day, and by the end I can feel like the soufflé in the oven, all tense and worked up.  I come home and I don’t shut my brain off, it still rolls around with ideas from work or errands that need to be run.  As a result, I’m grumpy and tired and don’t sleep well, a cycle that perpetuates itself the next day, wearing myself down a little more with each passing pink-hued sunrise, with only a push of the button on the espresso machine able to keep my mind focused.

Making soufflé sparked within me this realization, and I plan to do something about it.  A 15 minute break.  A couple times a day.  Where I don’t look at the computer screen, I don’t plan out everything that needs to be done tomorrow, where I don’t do anything.  How often can you say you truly did nothing for 15 whole minutes?  I think I will spend my 15 minutes going outside for a bit gazing at the mountains across the Lac, and teaching myself to remember what it is like to actually relax, clearing my mind.  I’m going to work on cutting back on my caffeine intake, so that I can drink it for enjoyment only and not for recovering from the crash when the last one wears off.  But mainly, I just want to allow myself to relax for a few minutes each day, to recharge.

One thing about making soufflés over and over again was that with each subsequent one, the stress associated with making them dissolved.  I knew what to expect, I knew how they worked.  That certainly made them no longer intimidating.  I could add personality to my soufflés now.  I chose to use some of the leftover gratedmélange from our Swiss moitié-moitié fondue and some chopped sage.  Therapeutic really, making soufflés.  Maybe cooking can be part of my 15 minutes too.

 

 

Moitié-Moitié "Swiss Fondue" Soufflé

Adapted from Monkey Shines In the Kitchen (pdf)

Ingredients:
2 tbs. butter + some for greasing the ramekins
3 1/2 tbs. flour (any regular or gluten free flour mix will do)
1 cup milk
3/4 cup grated cheese, gruyère/vacherin fribourgeois for moitié-moitié style
1/4 cup sage, finely chopped
salt and pepper to taste
4 eggs, separated
couple drops lemon juice

 

Directions:
1. Preheat the oven to 350F and butter individual ramekins well.
2. To make the béchémel for the soufflé, melt butter on medium heat in a small saucepan, then stir in the flour. This makes a roux.  Let cook for a minute and then add the milk gradually until thickened (about another minute). Add in the cheese and sage, stirring until melted. Remove from heat and add salt/pepper if desired.  I didn’t add any salt, cheese is salty enough.  Remove the cheesy béchémel from heat.
3. Beat egg whites in a clean metal bowl with a couple drops of lemon juice until you get stiff peaks.
4. Simmer some water on the stove in a small pot, and beat egg yolks in a bowl set just over this water until they are pale and foamy.  Don’t let them get too hot, they shouldn’t cook.
5. Add these to the cheesy béchémel.
6. Fold the egg whites into the sauce gently, a quarter of the batch at a time.
7. Pour soufflé batter into ramekins. Tap on the counter to remove any air bubbles, and make sure they are even on top.  Wrap a parchment paper collar around the outside of the dish to keep the soufflé rising straight in the oven.
8. Bake 25 minutes and serve immediately.

 

Via: Jenn Cuisine

 

UNYKA Etiquetas de : , , , , ,

Castellano – Via Google:

 

Dave y Linda de Monkeyshines en la cocina eligió Soufflés como desafío a nuestros 11 2010 Daring cocineros!Dave y Linda son dos de sus deliciosas recetas propias más una receta de soufflé de chocolate, pecaminosamente decadente adaptación de la receta de Gordon Ramsay en el sitio web BBC Good Food.

Muchas personas piensan que el proceso de hacer suflés tiene que ver con el estrés y la oportunidad de acceder a ellos a salir en ese momento perfecto. Usted elaborar un plan, conseguir sus ingredientes, su preparación moldes, llenarlos y en el horno se van . Entonces usted ve esta sinfonía gloriosa suceder, ya que hornear. Todo se entiende el soufflé nunca que se comienza con una nube pequeña, cada vez más y más grandes para llegar a alturas cada vez más alto hasta que se transforma en una obra maestra del derecho vertiable arte antes de su muy los ojos.

Este es el momento en que todo el mundo quiere preservar cuando les sirven - es por eso que después de este momento todo es un subidón de locos para sacarlos de la mesa. Si desea obtener una imagen de su soufflé perfecto, incluso hay más adrenalina que fluye por toda la habitación. Yo, el fotógrafo, empezar a correr por todo el lugar como un pollo pierden cada vez que tengo que modificar algo, no puede dar marcha atrás al reloj como poco a poco me mirar el soufflé trágica caída. Su vida laboral ha finalizado hace unos minutos todo, el aire frío en comparación de la sala se precipita sobre el plato, ya que deja escapar un suspiro largo y cansado, hasta que por fin ha arrugado a una mera cáscara de sí misma.

 

 

Moitié-Moitié "Swiss Fondue" Soufflé

Y que es cuando el soufflé me enseñó una lección.

Verás, yo pensaba que el punto de hacer el soufflé fue para mostrar su altura a medida que se elevaba por encima de la cazuela haciendo su mejor cielo de Nueva York impresión rascador. Yo lo quería desesperadamente caputure ese preciso momento que me hizo no una, sino tres soufflés para conseguir esa primera foto arriba, e incluso entonces el centro ya había caído en forma considerable. Al igual que cualquier cosa buena que obedece a la 2a ley de la termodinámica, el soufflé es más feliz cuando llega a relajarse y tomar una respiración profunda, olvidándose de todas las expectativas y la estructura que se vieron obligados a sólo momentos antes.

¿Y sabes qué? Es todavía hermoso. Y sigue siendo deliciosa.

 

 

 

Moitié-Moitié "Swiss Fondue" Soufflé

A veces, sólo necesitamos un descanso.  Yo necesito un descanso. Me olvido de tomar ese tiempo para mí durante el día, y al final puedo sentir como el soufflé en el horno, todo tenso y trabajado. Llego a casa y no me cerró mi cerebro fuera, todavía da vueltas con las ideas del trabajo o diligencias que se deben ejecutar. Como resultado de ello, estoy de mal humor y cansado y no dormir bien, un ciclo que se perpetúa el día siguiente, llevando a mí mismo un poco más con cada color de rosa en tonos del amanecer que pasa, con sólo la pulsación de un botón en el expreso máquina capaz de mantener mi mente enfocada.

Hacer soufflé desató en mí esta realización, y me he propuesto hacer algo al respecto. Un descanso de 15 minutos.Un par de veces al día. Cuando no me veo en la pantalla del ordenador, no pienso todo lo que hay que hacer mañana, cuando no hago nada. ¿Con qué frecuencia se puede decir que realmente no hizo nada durante 15 minutos completos? Creo que voy a pasar mis 15 minutos de salir por un rato mirando a las montañas a través dellago, y la enseñanza a mí mismo para recordar lo que es para relajarse en realidad, limpiar mi mente. Yo voy a trabajar en la reducción de volver a mi consumo de cafeína, así que puedo tomar para el disfrute y no para recuperarse de la caída, cuando el último pase. Pero sobre todo, yo sólo quiero dejarme descansar durante unos minutos cada día, para recargar.

Una cosa acerca de hacer suflés una y otra vez era que con cada uno posterior, el estrés asociado con la fabricación de los disolvió. Yo sabía qué esperar, sabía cómo funcionaban. Que sin duda les hizo ya no intimidante. Yo podría añadir a mi personalidad soufflés ahora. Opté por usar algunos de los restos ralladomélange de nuestro moitié-moitié fondue suiza y algún sabio picado. Terapéutica en realidad, lo que soufflés. Tal vez la cocina puede ser parte de mis 15 minutos también.

 

 

Moitié-Moitié "Swiss Fondue" Soufflé

Adaptado de brillos de mono En la Cocina (pdf)

Ingredientes:
2 cucharadas. mantequilla para engrasar + algunos los moldes
3 1 / 2 cucharadas. harina (cualquier combinación libre de gluten de la harina regular o hará)
1 taza de leche
3 / 4 taza de queso gruyère rallado, / vacherin fribourgeois para el estilo moitié-moitié
1 / 4 taza de salvia, finamente picada
sal y pimienta al gusto
4 huevos, separados
par de gotas de jugo de limón

 

Cómo llegar:
1. Precaliente el horno a 350F y la mantequilla moldes individuales también.
2. Para que el béchémel para el soufflé, derretir la mantequilla a fuego medio en una cacerola pequeña, a continuación, agregar la harina. Esto hace un roux. Deje cocinar por un minuto y luego agregar la leche poco a poco hasta que espese (aproximadamente un minuto). Añadir el queso y salvia, revolviendo hasta que se derrita. Retire del fuego y agregue la sal y pimienta si lo desea. No agregue sal, el queso es bastante salado. Retire el béchémel cursi de calor.
3. Bata las claras de huevo en un tazón de metal limpio, con un par de gotas de zumo de limón hasta que llegue a punto de nieve.
4. Cocine a fuego lento un poco de agua en la estufa en una olla pequeña, y batir las yemas de huevo en un tazón conjunto algo más de esta agua hasta que estén pálidas y espumosas. No deje que se caliente demasiado, no debe cocinar.
5. Añadir estos a la béchémel cursi.
6. Dobla las claras de huevo a la salsa suavemente, una cuarta parte de la hornada a la vez.
7. Vierta la mezcla en moldes soufflé. Pulse sobre el mostrador para eliminar cualquier burbuja de aire, y asegúrese de que aparezcan en la parte superior. Envuelva un collar de papel pergamino alrededor del exterior de la cápsula para mantener el soufflé de aumento directo en el horno.
8. Hornear 25 minutos y servir inmediatamente.

 

Via: Jenn Cuisine

 

 

UNYKA Etiquetas de : , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Rincones Unicos!

Aquí donde estoy...